Comienzo este blog con incertidumbre porque no soy poeta, nunca en mi vida he escrito un poema, lo hago ahora que me he jubilado y tengo tiempo libre para ver lo que me inspiran las musas. Los acompaño con reflexiones. Ustedes juzgarán.

miércoles, 16 de enero de 2019

MUCHO TE QUIERO PERRITO, PERO PAN POQUITO.


De los políticos se puede esperar cualquier cosa, son tan imprevisibles y a la vez tan obvios, que tan sólo hay que pensar al revés para saber lo que pretenden hacer, o sea, que mienten porque lo llevan impreso en los genes. Sonríen cuando están deseando saltarte a la yugular, por eso lo del amor sólo puede interpretarse como odio a su rival, a todo aquel que pueda arrebatarle un solo gramo de poder. 
"Mucho te quiero, perrito, pero pan poquito".

P.D. Si alguien está pensando que hay políticos honrados, está equivocado, esos no son políticos.

DE PACTOS Y COALICIONES


Ya ha empezado la partida,
se toman las posiciones,
empiezan los empujones
la contienda está servida.

Unos buscan coaliciones,
otros hacer la puñeta,
otros lucir camiseta,
los más, buscar los sillones.

Qué follón, qué desatino,
cuánto pacto y coalición,
cuánto dan, qué concesión
para abrirse su camino.

Espero que no se olviden
lo que le hemos puesto en mano,
y nuestros recursos cuiden
para el bien del ciudadano.

martes, 15 de enero de 2019

CAMBIAR EL MUNDO

Resultado de imagen de rompecabezas del mundoResultado de imagen de rompecabezas del mundo














El bienestar de la mayoría prevalece sobre el de una minoría, pero parece que esta ley no es tenida en cuenta y unas pocas personas viven a costa de muchos millones. ¿Cómo es posible esto? ¿Cómo pueden esos millones de personas quedarse inmóviles ante tamaña aberración? ¿No se les mueve nada en su interior?, y si se les mueve, ¿qué les impide sacarlo al exterior? ¿Qué fuerzas están influyendo para hacerlos soportar tanta injusticia? ¿Por qué el mundo no cambia para mejor? 
Un científico, vivía con preocupación todos los problemas del mundo. Estaba decidido a encontrar por todos los medios una solución. Pasaba días en su laboratorio, en busca de respuestas.

Cierto día, su hijo de 7 años, invadió su lugar de trabajo, dispuesto a ayudarle a encontrar esa ansiada solución. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lugar. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiera distraer su atención. Encontró una revista, donde había un mapa del mundo, ¡justo lo que precisaba! Con una tijera, recortó el mapa en varios pedazos y se los entregó al niño con un rollo de cinta, diciendo: Hijo, como te gustan tanto los rompecabezas, te voy a dar el mundo en pequeños pedazos, para que lo repares.

El científico pensaba, quizás demore meses, quizás nunca lo logre, por lo menos, me dejará tranquilo por un tiempo; pero no fue así. Pasada algunas horas, escuchó la voz del niño: Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo. Al principio el padre no dio crédito a las palabras del niño. ¡No puede ser, es imposible que a su edad, haya conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes! Levantó la vista de sus anotaciones, con la certeza de que vería un trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible? ¿Cómo había sido capaz? Hijito, tú no sabías cómo es el mundo, ¿cómo lograste armarlo? Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi del otro lado la figura de un hombre. Así que le di la vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta la hoja y me di cuenta que había arreglado al mundo.

PARA CAMBIAR EL MUNDO EMPIEZA POR TI

LA ANGUSTIA

Llegaste hasta mi ser sin esperarlo,
inocente en mi mundo yo vivía;
felicidad tan sólo yo sentía,
y ni en sueños había de imaginarlo.

Como un mal despertar sin desearlo,
te presentaste sin quererlo un día;
recuerdo que un problema resolvía,
queriendo no podía solucionarlo.

¿Qué será este temor, este misterio?;
¿qué nuevo sentimiento se presenta
sin haberle otorgado magisterio?

Este dolor tan sordo y lastimero,
que me oprime y me tiene en cautiverio,
se tornará mi eterno compañero.

lunes, 14 de enero de 2019

LA ESPECIA DEBE FLUIR



Foto de Pepe Salas.


La imagen puede contener: 3 personas, textoLa imagen puede contener: 2 personas



Me gustan las alcachofas, que por estas latitudes se les conoce también como alcauciles. Como todos sabemos viene del árabe y significa cabeza, por su forma, pero según la RAE, vulgarmente en Argentina se le llama así al delator, al soplón y sincrónicamente, están saliendo desde hace algún tiempo muchos soplones de la corrupción, ¿por qué será?.

El demonio es fuerte, muy fuerte, demasiado para las débiles voluntades humanas. Nos encontramos diariamente el terrorismo, el espionaje, la corrupción y la mayoría de los sentimientos, pasiones y debilidades humanas, pero al final siempre acaba saliendo el demonio como el provocador de todos los conflictos, porque desgraciadamente en esta vida todo se mueve por dinero.

Da igual que salgan partidos nuevos predicando honradez, da lo mismo que los partidos viejos se arrepientan y juren reformas y limpieza, es indiferente que unos mesías quieran liberar a sus comunidades del yugo imperialista, todo da lo mismo, porque al final siempre está el demonio, que todo lo controla y lo mueve a su antojo y conveniencia. Y lo peor es que seguimos adorándolo, aun sabiendo que nos esclaviza y aliena nuestras voluntades. Pero si los políticos nos dicen que la economía va bien, entonces ya está todo solucionado, para ellos, porque mientras la "especia" fluya, los "navegantes" pueden seguir ejerciendo su control y es muy improbable que haya nacido ya un "Mulo" o un "Kwisatz Haderach" con poderes suficientes como para hacer frente y meter en cintura a tan poderosa cofradía.

sábado, 12 de enero de 2019

SONETO


Me he propuesto construir un soneto,
en catorce versos habrá una pega
pues como apuntaría Lope de Vega
en mi vida me he visto en tanto aprieto.

Con versos de once sílabas me meto,
dos estrofas de cuatro, qué refriega,
y un par de tres más que se le agrega.
Quisiera que fuese más escueto.

En poderlo completar no desconfío,
no debo de temer tal desafío,
la vida me enseñó a ser estratega.

Parece ser que voy por buen camino,
me esfuerzo un poco más y lo termino,
este último verso es el omega.